#336

Cascabelea tu mirada en mi pupila. [Como el rugir del mar que borbotea]. [Como el trinar del ave que encandila]. [Como el fulgor del cielo fantasea]. En mi pupila tu mirada centellea.[Como el dibujo que en un trazo se perfila].[Como la hoja que al viento revolotea].[Como el lobo que a la oscura noche otila]. Tu…

#332

Un minuto de silencio por todas esas vidas que no acabamos de vivir del todo. Por los todos que se quedaron en nadas. Por las nadas que se amarran a la espalda. Por las espaldas que se aprisionan entre espadas de tiempo y paredes de miedos. Por las paredes que solamente saben construirse, pero que…

#319

Con el corazón en la mano y el alma a tus pies. Con toda mi amor bailando claqué. Con mis ojos velados, mi querer despeinado. Con mi vientre valiente y mi razón en penumbra. Con todo mi alma, con todo mi ser. Con todos los rezos que sé que jamás llegaré a ver. Con todas…

#316

Que mañana será otro día, eso no, por favor, no me lo digas. Si no hay más día entre mis días. Si no hay más vida entre mi vida. Si no puede ser un nuevo amanecer aunque el sol a media tarde muera entre el poniente y la luna blanca al alba apague el universo.…

#307

A veces te recuerdo sin querer, las demás son al revés, son peor; recordar ―tu rostro, tu voz, tu olor―, no comprender ―arder, doler, perder―. Otras veces te encuentro entre la gente, frenéticamente miro tras de mí cuando el aire de repente huele a ti y te evoco viviente aquí en mi frente. Pero no…

#306

Dejé de hablar contigo el día en que me di cuenta que me importabas demasiado. Y yo a ti no. Y que, de excedentes hablando, demasiado también e(s)ra el dolor que eso me causa(ba). Ese día fue, tal vez, también el día que me di cuenta de que jugábamos a un juego al que yo…

#302 [Recitando IV]

Como he hecho en alguna ocasión más, exactamente tres si las cuentas no me fallan, hoy quiero compartir con vosotros uno de mis poemas recitado. En esta ocasión se trata de uno de los sonetos con los que este invierno pasado tuve el honor y la oportunidad de colaborar en la edición número de la…

#299

Como un niño que a la orilla de la playa quiere a la vez ser arena y marejada. Que cuando es ola quiere ser la sal sedienta alimentando las espumas. Y si es salitre prefiere navegar arrecifes de angostos arenales. Así me siento en la bahía de tus labios suspirando juntos veleros y naufragios. Cuando…

#294

Y una cosa puedo decir, de entre todos los amores peligrosos con el que os podéis encontrar, mucho cuidado con el platónico. Ése. Ése es el más letal. María Eugenia Hernández Grande

#290

Qué mal inventado está esto que llamamos añoranza. Yo que te echo de menos a rabiar. Tú que me echas de más sin volver la vista atrás. Yo deseando permutar tu menos por mi más. Tú que, cuando no tenga remedio, te darás cuenta de que tu más se ha transformado en un menos calibrando…

#281

Perdona si no vuelvo a casa esta noche. Nunca sé si me esperas despierto. Si me añora tu querer o tu cuerpo. Y prefiero deambular solitaria el camino a llegar a un lugar que no es tierra de nadie.   Perdona si no vuelvo a casa contigo. Ya no sé si estás dentro o te…

#271

Perdóname, confieso que pequé. Pues yo, que soy atea, le idolatré como si fuera un Dios. María Eugenia Hernández Grande