#310

Nunca había sentido tan profundamente esta sensación de abandono, de desarraigo. De todo y de todos. De no estar en el lugar. De que es el momento. La sensación de haber dejado de creer. De crecer, otra vez, más por dentro que por fuera. De haber dejado de encajar. De inconformisno inconfortable. De incontable combustión.…

#306

Dejé de hablar contigo el día en que me di cuenta que me importabas demasiado. Y yo a ti no. Y que, de excedentes hablando, demasiado también e(s)ra el dolor que eso me causa(ba). Ese día fue, tal vez, también el día que me di cuenta de que jugábamos a un juego al que yo…

#305

Intento salvar el año como quien pretende revivir una flor mustia. Teniendo más posibilidades de acabar destruyéndola del todo, que de que vuelva a florecer luminaria. Este año feroz. Este año atroz. Como todo lo que empieza tan bien y, a los pocos días, fenece. No sé qué ha pasado, o puede que sí, lo…

#303 [Asueto]

Comparto abajo mi microrrelato «Asueto» con el que, durante el mes de julio, he participado en el Certamen de Microrrelatos de Signo Editores. Llevaba mucho tiempo queriendo irme de vacaciones. Estaba mentalmente agotado, cansado de todo en general y de nada en particular. Pero agotado a fin de cuentas, con ese tipo de lasitud que se…

#292

—¿Por qué sabes que es amor? —Porque me duele. —El amor no debería doler… —Lo sé. Pero, inevitablemente, todo aquello que nos importa, cuando no lo tenemos, cuando lo perdemos, cuando se marcha y lo añoramos, nos produce dolor. Por eso, sé que es amor. Porque si no lo fuera, no me dolería el alma.…

#289 [Los libros que te salvan]

El pasado 26 de marzo tuve la suerte de poder colaborar escribiendo un artículo que se publicó en el periódico digital «Tribuna de Ávila» en el blog quincenal que la Asociación Cultural de Novelistas Abulenses «La Sombra del Ciprés», a la que pertenezco, gestiona en su web. Abajo os dejo el texto con el que participé,…

#287

—¿Y tú qué quieres? —Quiero dejar de querer. Quiero dejar de sentir. Quiero que me deje de doler. Y ante esa respuesta quiso que dejara de querer, que dejara de sentir y que dejara de doler. Por eso sólo replicó con un abrazo. María Eugenia Hernández Grande

#285

Me pidió que un día le escribiera, como un campo secano clamando al cielo tormenta para calmar la sed que le asedia. La sed que asedia una vida, cuando las preguntas no encuentran respuestas. Y las cavilaciones tejen una red de hipótesis que se transforma en un rosal de alambres, trepando espinado un callejón sin…

#267 [Capítulo 0]

¿Os acordáis de que tengo un libro publicado desde hace unos meses? ¿Sí? ¿No…? Bien, sea como sea, el texto que hoy comparto con vosotros es el primer borrador de lo que iba a ser el primer capítulo de «Spleen Spleen (Seis años y quizás un día)», antes de que me diera cuenta de que lo…

#254 [La Boca del Lobo]

Una vez que el I Certamen de Microrrelatos de Signo Editores ha concluido, comparto con vosotros el micro con el que he participado «La Boca del Lobo». Sé que ya puse el enlace en otras ocasiones a la página del concurso y que, por ello, algunos ya lo habéis leído pero me gusta publicarlo por…

#252 [Dualidades]

—¿Por qué ya no me quieres? —todas las mañanas la misma pregunta. —Sí que te quiero —contestaba, sabiendo que sus palabras no sonaban convincentes. —¿Entonces por qué no me lo demuestras? —seguía insistiendo. Y ante esa última pregunta siempre se quedaba callada. Daba media vuelta y hacía como si esa conversación no hubiera existido. Pero,…

#246

No te deja. Te necesita a su lado. No te abandona. Está en lo malo, y en lo bueno. No en una o en otra, sino en ambas ocasiones. No te utiliza. No hay excusas. No rehúsa verte, ni estar contigo. Porque, aunque no haya causas, la mayor disculpa que existe es la de estar…

#242

Si hubiera sido más lista, hoy no me tendría que lamentar. Pequé de poca ambición ―pero cada cual debe cargar con la cruz que esculpe su propio errar― y creí que, en los asuntos de amor, la cordura sería mejor consorte que la desmesura. Le pregunté si me quería y me respondió que sí, con…

#241 [Low Cost]

Cansado de volar solo en primera, el halcón cogió un avión en clase turista y aterrizó, por fin, en la realidad.   María Eugenia Hernández Grande