#339

He tenido tanto tiempo el corazón asido entre mis manosque he sido incapaz de escribir un verso, un cuento o un lamento.Y ahora que lo tengo encajado de nuevo en la gargantaalgo vuelve a rozar e inflamar, incendiario, mis entrañas.[Y se tiñen nuevamente de púrpura mis letrasy sabe a sangre la lengua, amarga, entre los…

#337

Qué fácil era la vida allá en la infancia. Cuando la palabra problema no existía en nuestra lengua porque todo lo que abarca no era más que una definición carente de significado. Y la tristeza y la angustia no habían corrompido la memoria. Y la lluvia era vida, y la vida era hermosa. La vida…

#336

Cascabelea tu mirada en mi pupila. [Como el rugir del mar que borbotea]. [Como el trinar del ave que encandila]. [Como el fulgor del cielo fantasea]. En mi pupila tu mirada centellea.[Como el dibujo que en un trazo se perfila].[Como la hoja que al viento revolotea].[Como el lobo que a la oscura noche otila]. Tu…

#332

Un minuto de silencio por todas esas vidas que no acabamos de vivir del todo. Por los todos que se quedaron en nadas. Por las nadas que se amarran a la espalda. Por las espaldas que se aprisionan entre espadas de tiempo y paredes de miedos. Por las paredes que solamente saben construirse, pero que…

#331

Los lugares siempre son personas. Las personas siempre son recuerdos. Y los recuerdos son ese lugar del que no se vuelve nunca. María Eugenia Hernández Grande.

#321

Me has dejado una cicatriz preciosa: cada noche come lirios y rosas, se enreda entre mis sueños y mis cosas y sangra sin remedio quejarosa. Se turba en la mañana con las nieblas, está obstinada, muda y temblorosa, taciturna, pálida, hasta rabiosa… Y a tientas, ciega, busca tus tinieblas. No sé qué hacer con ella…

#319

Con el corazón en la mano y el alma a tus pies. Con toda mi amor bailando claqué. Con mis ojos velados, mi querer despeinado. Con mi vientre valiente y mi razón en penumbra. Con todo mi alma, con todo mi ser. Con todos los rezos que sé que jamás llegaré a ver. Con todas…

#318 [Recitando V]

En lo que va de año, y a estas alturas de la película va mucho, he ido dejando de publicar por aquí paulatinamente, por motivos diversos. Bien porque me he centrado en otros aspectos de mi vida o bien porque, de un tiempo a esta parte, he sentido la necesidad de dejar de escribir una…

#316

Que mañana será otro día, eso no, por favor, no me lo digas. Si no hay más día entre mis días. Si no hay más vida entre mi vida. Si no puede ser un nuevo amanecer aunque el sol a media tarde muera entre el poniente y la luna blanca al alba apague el universo.…

#307

A veces te recuerdo sin querer, las demás son al revés, son peor; recordar ―tu rostro, tu voz, tu olor―, no comprender ―arder, doler, perder―. Otras veces te encuentro entre la gente, frenéticamente miro tras de mí cuando el aire de repente huele a ti y te evoco viviente aquí en mi frente. Pero no…

#306

Dejé de hablar contigo el día en que me di cuenta que me importabas demasiado. Y yo a ti no. Y que, de excedentes hablando, demasiado también es el dolor que eso me causa. Ese día fue, tal vez, también el día que me di cuenta de que jugábamos a un juego al que yo…

#304

Ir a tientas no significa no saber a dónde ir. Saber a dónde ir no quiere decir llegar a algún lugar. Llegar a algún lugar no es sinónimo de encontrar nuestro destino.   María Eugenia Hernández Grande

#302 [Recitando IV]

Como he hecho en alguna ocasión más, exactamente tres si las cuentas no me fallan, hoy quiero compartir con vosotros uno de mis poemas recitado. En esta ocasión se trata de uno de los sonetos con los que este invierno pasado tuve el honor y la oportunidad de colaborar en la edición número de la…

#299

Como un niño que a la orilla de la playa quiere a la vez ser arena y marejada. Que cuando es ola quiere ser la sal sedienta alimentando las espumas. Y si es salitre prefiere navegar arrecifes de angostos arenales. Así me siento en la bahía de tus labios suspirando juntos veleros y naufragios. Cuando…