#326 [Pluviofilia]

Llamábamos abril a todo lo que nos gustaba. Al principio, fue un juego tonto suscitado, en gran medida, por habernos conocido en ese mes. Después, lentamente, abril fue inundando toda nuestra vida. Los viernes ya no eran viernes, eran abril; los conciertos, las películas y los libros pasaron a llamarse abril. Ya no salíamos de…