#271

Perdóname, confieso que pequé. Pues yo, que soy atea, le idolatré como si fuera un Dios. María Eugenia Hernández Grande Anuncios

#270 [MaruSpleen en Twitter]

Mis queridos amigos, lectores y escritores. Hoy sólo vengo a comentar que, el otro día, Paula de Grei, una de nuestras compañeras bloggeras más queridas (me consta) en este universo de WordPress, me animó a abrirme una cuenta en twitter de cara a un “asunto” que tenemos entre manos y del que próximamente os hablaré.…

#269

Me hubiese gustado tenerte al lado, muy cerca, siempre. Hubiera querido inspirarte algo más que un suspiro, breve. Derrumbar mimosa tus ruinas, perfilar con sangre tu espina. Mantenerte en pie con mis manos, hundirme, perenne, en tus dunas.   Me hubiese gustado besarte en tandas de día, tarde  y noche. Hubieran podido formarse canales rúbeos…

#268

Si mezo verdes los ojos y calmo garzo mi sueño ¿seré libre? Si yergo un lar con antojos y crespo flecho este empeño ¿serás hombre?   María Eugenia Hernández Grande

#267 [Capítulo 0]

¿Os acordáis de que tengo un libro publicado desde hace unos meses? ¿Sí? ¿No…? Bien, sea como sea, el texto que hoy comparto con vosotros es el primer borrador de lo que iba a ser el primer capítulo de «Spleen Spleen (Seis años y quizás un día)», antes de que me diera cuenta de que lo…

#266

Cuando me siento sola. Cuando me quedo a oscuras. Cuando este azur hervor azora mis dudas. Cuando me quiero poco. Cuando me juzgo obtusa. Cuando el brumo pesar arría mil culpas. ¿Es entonces ley lo de estar sin ser? ¿Tantear mi yo lacrando existir? ¿Y anhelar un hoy que sólo es aún? María Eugenia Hernández…

#265

Sobre el celeste del orbe exhalo parábolas —congeladas, exhaustas, rendidas, malditas— de este etéreo hemisferio turbado in alienum. Bajo la lid de mi aliento malverso mis versos al calor de un misterio que frecuento y acojo —empapado, mimado, vigoroso, adorado—. Ante el fanal infinito en acunada ternura —benigna, indulgente, insensata, certera— rindo plúmbeo el temblor…