#204

Quiero algo mío.

Algo que cuando lo tenga nadie me lo quite.

Alguien que cuando venga sea para no irse.

Porque miro mis manos y las vuelvo a encontrar yermas.

Sin otras que las sustenten.

Solo veo mi piel,

mis tendones

y esa cicatriz que me hice de pequeña.

Las contemplo con cuidado.

Y no entiendo por qué nadie quiere agarrarlas;

si son suaves.

Por qué nadie quiere apretarlas;

si son fuertes.

Por qué nadie alza las suyas para acariciarlas;

si son largas.

Por qué cuando alguien lo hace,

a mí se me cae de ellas.

Y se clava aún más mi vacío

en este cenagal de espinos.

María Eugenia Hernández Grande


Anuncios

10 thoughts on “#204

  1. Hay alguien dando vueltas buscando esas manos, eso es seguro. Lamentablemente esos espinos son tan altos que no dejan ver y tan largos que abarca a varios. Levanta la mirada y besa en el aire aquella presencia que se acerca queriendo, sin saber que tan lejos está. Feliz día bella.

    Le gusta a 2 personas

  2. Si te sirve de algo, me has descrito con tus versos. Preguntas que no tienen respuesta por no ser lógicas, yo creo que es cuestión de suerte. Nuestras manos pueden estar unidas a otras, pero pienso que lo que se merecen es unas manos que no nos arañen la piel con las uñas del desengaño. De todas maneras no debemos perder la esperanza. Hermoso lo dijiste. Mis aplausos y un beso a tu corazón.

    Le gusta a 1 persona

    1. Me sirve de mucho, ya lo creo María del Mar, si con lo que escribo consigo llegar a alguien o describir las emociones de otro corazón creo que ya he conseguido algo muy importante. Y estoy de acuerdo contigo, manos que no arañen. Un fuerte abrazo y muchísimas gracias por tus palabras 😊

      Le gusta a 1 persona

  3. Entiendo lo que expresas porque yo también lo he vivido. Son deseos que no sabemos si algún día se harán realidad o se quedaran como lo que son ahora, deseos sin cumplir. Contemplamos nuestra soledad, pero también tendrías que ver tu belleza interior, lo mucho que vales, lo extraordinaria persona que eres. Porque a veces la ausencia no nos permite ver la abundancia que hay en nosotros mismos. Yo tampoco entiendo por qué suceden algunas cosas, pero no por eso nos tenemos que poner triste, sino proseguir con nuestras vidas, y si alguna vez nos quiere deparar una sorpresa, que lo haga, pero que lo haga de manera que sea agradable y acorde con nuestros sentimientos, que no nos hiera, y nos muestre la alegría de vivir. Y si no sucede así, que al menos ese vacío no nos inunde sino que cada vez sea más débil para que no nos haga sentir desdichados. Has expresado maravillosamente un sentir, que comparto, y que te animo a que superemos porque la vida continúa, y nosotros también tenemos que seguir adelante. Nada es fácil, pero tus bellas palabras hacen el camino más llevadero. Muchas gracias por ser una artista de las emociones y saber plasmarlas en un escrito con esa delicadeza, eso tiene mucho mérito. Un abrazo Maru, tú haces posible que en mi vida haya algo de color.

    Le gusta a 1 persona

    1. Supongo que todos tenemos momentos en los que las emociones nos dominan y quizás por ello no logramos pararnos a mirar también nuestras cualidades, o que a veces lo que anhelamos no nos deja darnos cuenta de lo que sí tenemos. Muy bello cometario Fran, me alegro de que te haya gustado, muchas gracias 😊 un abrazo!!

      Me gusta

¿Compartimos pensamientos?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s