#325

Te perdiste contemplando aquel ocaso, y te olvidaste de que el sol no duerme por las noches. Apagaste lentamente las crisálidas, marchitaste mis rosas, mi persona. Y se ahogaron en un llanto verde plata, los vientos que soplé por ti en mil madrugadas. Te olvidaste de prender nuestras antorchas, moribundas como un niño sin luz…

#313

Perdida por las orillas de mis recuerdos [pintadas entre los charcos en las aceras, mezcladas en acuarelas sobre el asfalto, mojando esta lluvia seca olor a esparto], en medio de una nostalgia de sangre amarga [gangrena de mis demonios, sudor y espanto, bailando al aturdimiento meloso y húmedo, enferma de un agrio agobio no merecido],…

#290

Qué mal inventado está esto que llamamos añoranza. Yo que te echo de menos a rabiar. Tú que me echas de más sin volver la vista atrás. Yo deseando permutar tu menos por mi más. Tú que, cuando no tenga remedio, te darás cuenta de que tu más se ha transformado en un menos calibrando…

#263 [«Mi Horizonte Vertical II»]

Segundo de la serie de tres poemas titulada «Mi Horizonte Vertical», tal vez, el más elaborado de los tres, tanto desde mi punto de vista como desde el del tiempo que los dediqué. II. Jardinero que riegas tus flores como la ausencia acaricia recuerdos en marejadas de acerbos olores. Jardinero, consorte de lirios, ferviente martirio…

#262 [«Mi Horizonte Vertical I»]

Este poema que os dejo abajo es el primero de un conjunto de tres titulado «Mi Horizonte Vertical» que presenté recientemente a un certamen literario. I. Las dulces orillas del ayer ya no sirven para sosegar mi sien. Llueve cuesta abajo en mi magín, me despido de mí misma, me recojo aquí en mi yo,…

#260

Tengo miedo a que  mi vida siempre sea antártica marina y deambule en infinito por áreas de inviernos rigurosos. Que no haya un punto medio en mis tercianas y este terreno tan compacto me induzca al encamado. Siento angustia por mojar mis pies en nuevos lodos y no saber crear otras figuras con mis suelos…

#259

¿Por qué si soy halcón en este cielo siempre llueven golondrinas?   María Eugenia Hernández Grande