#310

Nunca había sentido tan profundamente esta sensación de abandono, de desarraigo. De todo y de todos. De no estar en el lugar. De que es el momento. La sensación de haber dejado de creer. De crecer, otra vez, más por dentro que por fuera. De haber dejado de encajar. De inconformisno inconfortable. De incontable combustión.…

#303 [Asueto]

Comparto abajo mi microrrelato «Asueto» con el que, durante el mes de julio, he participado en el Certamen de Microrrelatos de Signo Editores. Llevaba mucho tiempo queriendo irme de vacaciones. Estaba mentalmente agotado, cansado de todo en general y de nada en particular. Pero agotado a fin de cuentas, con ese tipo de lasitud que se…

#275 [Reseña: «Retorcida» de Paula de Grei]

Hoy os dejo una pequeña reseña del libro «Retorcida» de nuestra querida compañera de letras Paula de Grei, a la que todos conocéis de sobra, seguro. Antes de entrar a hablar del libro de Paula, quiero dejar claro que no me considero quién para hablar desde un punto de vista crítico de la obra de nadie,…

#267 [Capítulo 0]

¿Os acordáis de que tengo un libro publicado desde hace unos meses? ¿Sí? ¿No…? Bien, sea como sea, el texto que hoy comparto con vosotros es el primer borrador de lo que iba a ser el primer capítulo de «Spleen Spleen (Seis años y quizás un día)», antes de que me diera cuenta de que lo…

#254 [La Boca del Lobo]

Una vez que el I Certamen de Microrrelatos de Signo Editores ha concluido, comparto con vosotros el micro con el que he participado «La Boca del Lobo». Sé que ya puse el enlace en otras ocasiones a la página del concurso y que, por ello, algunos ya lo habéis leído pero me gusta publicarlo por…

#242

Si hubiera sido más lista, hoy no me tendría que lamentar. Pequé de poca ambición ―pero cada cual debe cargar con la cruz que esculpe su propio errar― y creí que, en los asuntos de amor, la cordura sería mejor consorte que la desmesura. Le pregunté si me quería y me respondió que sí, con…

#241 [Low Cost]

Cansado de volar solo en primera, el halcón cogió un avión en clase turista y aterrizó, por fin, en la realidad.   María Eugenia Hernández Grande

#226 [Blues de escalera]

Aquí os dejo el relato con el que participé en el Concurso que las compañeras Paula de Grei y Lidia Castro organizaron para conseguir un ejemplar del libro “Mis historias y otros devaneos”. Un placer haber participado. Nos encontramos como lo hacen las almas perdidas, en mitad de la noche y arropados por la oscuridad…

#186 [¡Valiente!; colaboración para Letras&Poesía]

Relato «¡Valiente!»; colaboración del 8 de abril de 2017 para Letras&Poesía. ¡Adelante, valiente! Sal de tu escondite y ven a buscarme. ¿No ves que te estoy esperando? ¿No ves que estás tardando mucho en decidirte? Si no vienes nunca nos encontraremos; no podremos vivir la vida que nos espera, esa vida que hemos imaginado juntos tantas…

#176

Podría contarte todo lo que me permitiera el silencio. Hablarte de todos mis amores y desengaños. Detallarte la lista de tíos que probaron mis labios, liándose con su lengua entre mis flaquezas. Hablarte de besos, y también de abrazos. O de esas veces en que el amor no es nada más que un calentón de portal…

#175 [Por amor al arte]

Le dije que le quería. Me dijo que él también se quería. Y a partir de entonces, yo le quise desde una cercana distancia y él se quiso aún más en su propia y distante cercanía. Porque enamorarse del arte es más complicado de lo que parece. María Eugenia Hernández Grande

#174

[Para leer la primera parte de este relato pinchar aquí] Recuerdo nuestra última cita con gran nitidez. Como si la hubiésemos grabado en una película incorruptible al pasar de los años. Aunque, quizás, ese recuerdo de ti, o de esos nosotros que fuimos, está distorsionado. Tardé unas dos horas en contestar tu mensaje, a pesar de haberlo leído…

#169

La dijo que tenía los hombros más hermosos que había visto jamás. Se acurrucó en ellos y sonrió, por dentro y para sí, al haber encontrado una cálida almohada en la que llorar. Pero esto último se lo calló. Estaba tan cómodo… María Eugenia Hernández Grande

#158

Bruxismo incesante. Aprieto las mandíbulas porque no puedo reprimir más el corazón. Porque si lo hago dejará de latir. Aunque a veces lo desee.   Tensión abotonada en mis ojales. Hila el ovillo de mis heridas. Pero no las remienda. Ni las remedia. Aún supuran los puntos de sutura que no curan a un cuerpo abierto en…