#327 [Tal vez por eso escribo]

Comparto por aquí mi colaboración del pasado 6 de mayo en el blog de la Asociación de Novelistas La Sombra del Ciprés, de la que soy miembro, dentro del espacio que cada quince días ofrece el diario digital Tribuna de Ávila. Tal vez sea un intento desesperado de frenar el vacío de la existencia. De…

#323

Me he llenado la garganta de invierno y los bolsillos de aire. Se me han helado los años contra la escarcha fútil del silencio. Y me he encontrado a mí misma conversando con ninfas pintadas de hollín y recuerdo.   Se han fracturado esos charcos donde posé mis pilares de sueños. Se me ha estancado…

#316

Que mañana será otro día, eso no, por favor, no me lo digas. Si no hay más día entre mis días. Si no hay más vida entre mi vida. Si no puede ser un nuevo amanecer aunque el sol a media tarde muera entre el poniente y la luna blanca al alba apague el universo.…

#313

Perdida por las orillas de mis recuerdos [pintadas entre los charcos en las aceras, mezcladas en acuarelas sobre el asfalto, mojando esta lluvia seca olor a esparto], en medio de una nostalgia de sangre amarga [gangrena de mis demonios, sudor y espanto, bailando al aturdimiento meloso y húmedo, enferma de un agrio agobio no merecido],…

#312

Cuando toda mi vida se concentra en un instante. Y me siento emocionalmente por los suelos. Y me brotan rosas negras en las manos. Y me lloran las espinas por los párpados. Cuando llueve el corazón en aguaceros. Y me sangran desiertos de cuarzo por los dedos. Y me hieren los puñales de todo lo…

#311

Hace tiempo que deshojo margaritas en mis huesos y colman las lágrimas el río marchito de mi llanto; como al vaso que esa última gota le desborda, como la copa que en el último sorbo se rebosa. E intento contener las emociones en el cuenco que formo con las palmas de mis manos; pero resbalan…

#305

Intento salvar el año como quien pretende revivir una flor mustia. Teniendo más posibilidades de acabar destruyéndola del todo, que de que vuelva a florecer luminaria. Este año feroz. Este año atroz. Como todo lo que empieza tan bien y, a los pocos días, fenece. No sé qué ha pasado, o puede que sí, lo…

#304

Ir a tientas no significa no saber a dónde ir. Saber a dónde ir no quiere decir llegar a algún lugar. Llegar a algún lugar no es sinónimo de encontrar nuestro destino.   María Eugenia Hernández Grande

#298

Lo he esperado. Como el perro espera a su dueño, atado a una farola en la calle. Sin moverse un centímetro, sin apartar la vista de ese punto donde su silueta transmutó en un precipicio. Con la ilusión contenida en los adentros. Con la impaciente paciencia haciendo acto de presencia al creer que vuelve a…

#295

Y ahora que solamente sé que existe en ese lugar lejano de mi memoria en ese rincón oscuro que es esta historia en este corazón mío apenado y triste. Y ahora que nuestro tiempo se desvanece en éste, tan angosto frío de vanagloria en esta lid nevada, perenne y exculpatoria en este invierno baldío que…

#285

Me pidió que un día le escribiera, como un campo secano clamando al cielo tormenta para calmar la sed que le asedia. La sed que asedia una vida, cuando las preguntas no encuentran respuestas. Y las cavilaciones tejen una red de hipótesis que se transforma en un rosal de alambres, trepando espinado un callejón sin…

#281

Perdona si no vuelvo a casa esta noche. Nunca sé si me esperas despierto. Si me añora tu querer o tu cuerpo. Y prefiero deambular solitaria el camino a llegar a un lugar que no es tierra de nadie.   Perdona si no vuelvo a casa contigo. Ya no sé si estás dentro o te…

#276

¿Qué puedo ofrecerte yo, que no tengo nada? Yo que sólo cuento con mis manos heladas. Un corazón rojo de licor encarnado. Y un alma lluviosa abrigando mi ser soleado. ¿Qué puedo decirte yo, que no hayas oído? Yo que únicamente hablo idiomas caídos. Palabras latiendo el sentir de mi vida. Vocablos musitando ternura y…

#269

Me hubiese gustado tenerte al lado, muy cerca, siempre. Hubiera querido inspirarte algo más que un suspiro, breve. Derrumbar mimosa tus ruinas, perfilar con sangre tu espina. Mantenerte en pie con mis manos, hundirme, perenne, en tus dunas.   Me hubiese gustado besarte en tandas de día, tarde  y noche. Hubieran podido formarse canales rúbeos…