#334 [Un nuevo libro ha nacido: bienvenido a casa «Tal como va la herida»]

Pareciera que fuera ayer cuando, en el mes de junio de 2017, escribí aquella entrada titulada «Mi no-libro ya es ¡un libro!» que anunciaba el nacimiento editorial de mi pequeña obra «Spleen Spleen (Seis años y quizás un día)» escrita antes de abrir este pequeño rincón, allá por el año 2016. Y hoy, después de dos años casi y medio desde aquella entrada, y de más de tres y medio desde escribir ese primer libro, vengo a contar que mi segundo poemario «Tal como va la herida» ya ha nacido a la luz de la edición y está disponible para ser adquirido a nivel mundial (o casi) en la librería de Amazon.

Un pequeño poemario que recoge cincuenta poemas escritos a lo largo de tres años de mi vida, que vienen a ser la continuación, por una parte, de esos primeros seis ya que no son otra cosa que tres años de mi propia vida.

No se me suele dar bien venderme, ni incitar a nadie a comprar, tan sólo vengo a contar a todos los que me venís acompañando en este mundo de las letras desde que abrí este rincón, que estoy muy contenta (cómo no) y muy satisfecha con el resultado final de mi nuevo pequeño. Creo, con total sinceridad pero sin ningún ápice de pretensión, que el libro tiene calidad, tanto en la forma como en el fondo. Tanto en lo poético como en lo estético. Y me ha permitido salvar una parte de mi y de mis letras de las llamas del olvido ya que, de otra manera, esos versos hubieran acabado por perecer antes o después.

Gracias a todos, por leer, por estar, y por haberme ayudado a crecer poéticamente a lo largo de estos años hasta llegar a este momento en el que puedo decir, con humildad, que he escrito el libro que quería escribir desde siempre. Y acompañadme en la distancia para decir: ¡Bienvenido a casa, «Tal como va la herida»!

María Eugenia Hernández Grande

7 comentarios en “#334 [Un nuevo libro ha nacido: bienvenido a casa «Tal como va la herida»]

  1. Soy desde mi perspectiva un creído de conciliar en la expresión lo no vulnerable de una típica sanación, pudiera a su vez vislumbrar, que la herida al tener un verbo desde el ir, no termina de somatizar la impronta real que aqueja, aunque si mientras despejas el sangrado o mientras se seca y se convierte en cascara te expresas, tiene el sabor a sobreponerse de todo lo duro que podemos ser cuando nos auto exigimos demasiado, entonces en un vivo retrato de madurez sensorial afianzando te en lo emocional dejar reflejado un libro o un escrito, es como admirar el camino de hormigas entre la grama, donde todas ellas sin vista aparente igual son conscientes de su labor firme y determinada, por alimentar una colonia que jamás será colonizada…(esperando entiendas mi metáfora, gracias Maru)

    Le gusta a 1 persona

¿Compartimos pensamientos?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .