#326 [Pluviofilia]

Llamábamos abril a todo lo que nos gustaba. Al principio, fue un juego tonto suscitado, en gran medida, por habernos conocido en ese mes. Después, lentamente, abril fue inundando toda nuestra vida. Los viernes ya no eran viernes, eran abril; los conciertos, las películas y los libros pasaron a llamarse abril. Ya no salíamos de cañas, salíamos de abriles. Los paseos, las noches de sofá abrazados, los besos y las confidencias, todos ellos se convirtieron en el abril más dulce jamás imaginado. Incluso a nuestro perro lo rebautizamos como Abril y eso que, más bien, él era un torbellino de marzo. Hasta que llegó el día en que, sin haberlo planeado, nos llamamos a la vez abril el uno al otro. Y esa simbiosis nos transformó en la misma lluvia. Podíamos habernos dicho simplemente que nos queríamos, pero preferimos llover para que ese amor nunca parara de crecer. 

María Eugenia Hernández Grande

Anuncios

12 comentarios en “#326 [Pluviofilia]

¿Compartimos pensamientos?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.