#323

Me he llenado la garganta de invierno y los bolsillos de aire.

Se me han helado los años contra la escarcha fútil del silencio.

Y me he encontrado a mí misma conversando con ninfas pintadas

de hollín y recuerdo.

 

Se han fracturado esos charcos donde posé mis pilares de sueños.

Se me ha estancado algo dentro, dentro muy dentro de mis adentros.

Y me he topado en mi empeño con una vida secreta que dice llamarse «verdad».

 

Se me ha derrumbado el castillo aquél que alcé sobre cimientos de viento.

Me he olvidado en mi olvido de recoger a ese yo que lleva mi nombre.

Y ahora estará abandonado, tiritando, aterido,

esperando un rescate improbable en cualquier paraje desértico.

 

Se me han perdido tus ruinas muy por debajo de mis almenas.

Y he mutado de arena a seísmo sacudiendo mi alma en rayuelas.

La misma que todas las noches me tira la piedra y pregunta

«¿Dónde estará mi lugar en el mundo?»

La misma que cada mañana escribe despacio con tiza en mis manos

«¿Dónde prenderán mis raíces baldías?»

 

María Eugenia Hernández Grande

Anuncios

2 comentarios en “#323

  1. •~…infinita conversación, en la que a veces las preguntas viajan con el sonido invisible de las ninfas…, y en otras ocasiones trae respuesta en las grietas que podía parecer que no nacía nada. Con las rayuelas vas dejando huellas… Impredecible tener respuesta de todo…, mientras sigue juntando letras que lucen maravillosas y se dejan sentir…!~•

    Le gusta a 1 persona

¿Compartimos pensamientos?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.