#313

Perdida por las orillas de mis recuerdos

[pintadas entre los charcos en las aceras,

mezcladas en acuarelas sobre el asfalto,

mojando esta lluvia seca olor a esparto],

en medio de una nostalgia de sangre amarga

[gangrena de mis demonios, sudor y espanto,

bailando al aturdimiento meloso y húmedo,

enferma de un agrio agobio no merecido],

cedí mi sino a un laberinto afable y máximo

[saltando por las cornisas de mis defectos,

afecta por la inmundicia de todo afecto,

hallé ésta, mi alma sedienta de independencia].

 

María Eugenia Hernández Grande

img_20161206_085151_705.jpg

Anuncios

7 comentarios en “#313

  1. …la sangre solo sabe a amarga cuando el estallido de los huesos te hace volar mas allá del pescuezo, ahí cuando observas desde el afuera entenderás el valor con sutileza, que el alma tiene tanto de solitaria que parece aceptar a varias para transitar los cuerpos con complicidad, pero todo esto quien lo sabrá, no?…o son dos versiones de solo un intento jajaja Maru

    Le gusta a 1 persona

Responder a MaruSpleen Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.