#311

Hace tiempo que deshojo margaritas en mis huesos y colman las lágrimas el río marchito de mi llanto; como al vaso que esa última gota le desborda, como la copa que en el último sorbo se rebosa. E intento contener las emociones en el cuenco que formo con las palmas de mis manos; pero resbalan…