#295

Y ahora que solamente sé que existe
en ese lugar lejano de mi memoria
en ese rincón oscuro que es esta historia
en este corazón mío apenado y triste.

Y ahora que nuestro tiempo se desvanece
en éste, tan angosto frío de vanagloria
en esta lid nevada, perenne y exculpatoria
en este invierno baldío que me enloquece.

Y ahora después de éste, su sin embargo
tintando mis ilusiones verde esperanza
paliando mi vida muerta y su yo muriente

¿Habrá algún rezo que le saque de su letargo,
alguna franqueza aún viva en esta añoranza,
manera alguna de que retorne hasta mi corriente?

 

María Eugenia Hernández Grande

img_20161206_085151_705.jpg

Anuncios

¿Compartimos pensamientos?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.