#285

Me pidió que un día le escribiera, como un campo secano clamando al cielo tormenta para calmar la sed que le asedia. La sed que asedia una vida, cuando las preguntas no encuentran respuestas. Y las cavilaciones tejen una red de hipótesis que se transforma en un rosal de alambres, trepando espinado un callejón sin…