#269

Me hubiese gustado tenerte
al lado, muy cerca, siempre.

Hubiera querido inspirarte
algo más que un suspiro, breve.

Derrumbar mimosa tus ruinas,
perfilar con sangre tu espina.

Mantenerte en pie con mis manos,
hundirme, perenne, en tus dunas.

 

Me hubiese gustado besarte
en tandas de día, tarde  y noche.

Hubieran podido formarse
canales rúbeos entre mis labios.

Trenzar mil ramos de rosas
para usarlos, en ti, de broche.

Resucitar latidos difuntos
y, en fin, tú y yo estar juntos.

 

María Eugenia Hernández Grande

Anuncios

¿Compartimos pensamientos?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.