#246

No te deja.

Te necesita a su lado.

No te abandona.

Está en lo malo,

y en lo bueno.

No en una o en otra,

sino en ambas ocasiones.

No te utiliza.

No hay excusas.

No rehúsa verte, ni estar contigo.

Porque, aunque no haya causas,

la mayor disculpa que existe es la de estar juntos.

Casualidad y causalidad.

Compartir el tiempo.

Intercambiar bocanadas de afecto.

Ama tus aciertos.

Tus derrotas.

Y tus defectos los convierte en cualidades virtuosas.

En «esas cosas tuyas» que te hacen especial.

Está siempre presente,

pretérito

y futuro.

No tarda en contestar

las llamadas,

los mensajes,

las súplicas,

las réplicas.

Sopla con fuerza eólica,

te empuja en las caídas,

en las pálidas derrotas.

Escucha, no sólo te oye.

Te da tiempo,

te premia con espacio.

Está contigo cuando más lo necesitas,

y cuando no también.

Aunque no lo veas.

Saca horas cuando las agujas del día ya no pueden girar más.

Y da una vuelta alrededor de tu mundo,

a la vez rotación y traslación.

No te relega, te reclama.

Hace hueco en lo compacto.

Tiene en cuenta lo que quieres,

lo que amas,

lo que deseas.

E intenta estar contigo,

compartir todo eso juntos.

¿Quién?

La gente que te quiere.


María Eugenia Hernández Grande

5 comentarios en “#246

¿Compartimos pensamientos?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .