#182

—Eres un encanto. —Lo sé. Ése es mi mayor defecto. —¿Y desde cuándo eso es un defecto? —Desde que por serlo sientes dolor dentro. Y no hubo réplica. Puede que, tal vez, porque esa conversación dejó traspasar un amargo desencanto. María Eugenia Hernández Grande Anuncios