#171 [Para el recuerdo]

Te prometo que este año no lo estoy llevando mal. O por lo menos no muy mal. Cuando tienes preocupaciones que te atormentan hay cosas que, aunque no nos hagan mucha gracia, quedan relegadas a un lugar muy secundario, por lo menos hasta que pase este ahora y florezca de nuevo mi primavera tardía.

Pero lo tuyo sí, te juro que eso sí lo estoy llevando mal. Y desde antes de que llegase este día de hecho. He pensado mucho en ti esta última temporada. Y no sabes, de verdad, la pena que me da que te hagas mayor. Me siento como si fuera la tía solterona y vieja  que existe en todas las familias diciéndote esto, pero es que para mí eres mi niño y que cumplas 18 años me deja un sentimiento posado en el alma que es una mezcla de melancolía y alegría, a partes casi iguales.

Parece mentira que haya llegado tan deprisa esta fecha y que, de pronto, seas mayor de edad. Si parece que fue ayer mismo cuando te vi por primera vez, tan bonito, y te cogí en brazos con algo de miedo porque creo que era la primera vez, también, que tenía algo tan delicado entre mis manos. Ya te he dicho en otra ocasión que para mí eres mi hermano pequeño y si me da pena verte crecer es porque me gustaría poder conservarte con la misma inocencia y candidez de la infancia. Que nunca sufrieras. Que jamás tuvieras preocupaciones. Que nada te doliese. Y aunque sé que lo que pasa es que estoy sensible no puedo evitar pensar que si bien ahora te llegan unos años fantásticos también te van a traer muchos cambios y lecciones que no aprenderás ni en la universidad ni en los libros.

Me encantaría que la suerte te acompañase siempre porque, aunque hay que echarla una mano, sabes (o eso creo), por lo que ha sido mi vida estos años, que creo en ella. Y me gustaría también darte los consejos que a mí nadie me dio y que nunca sé darme a mí misma.

Decirte que no te agobies si las cosas no salen como esperabas porque creo que pocas veces lo hacen. Y puede que por eso, incluso, sean mejores.

Y que el tiempo es importante pero de manera relativa, que un año haciendo algo que no te gusta o un año en el que parece que haces poco no es tiempo perdido si tienes el valor de plantarte y buscar lo que te haga feliz, conocerte a ti mismo y aprender de todo ello.

Desearte que fueses siempre prudente en tus palabras y tus actos y que eligieses bien aunque sea difícil, a tu edad, pedirte esto. Porque, cuando pasen unos cuantos años más, te darás cuenta que es posible que lo que quieras a los 18 no sea lo que realmente desees después.

Advertirte que el amor, por lo menos en mi experiencia, duele; pero que quiero que te enamores locamente y sientas esa magia conquistando todo tu cuerpo, toda tu mente, todo tu corazón y respirando con vida propia por los poros de tu piel. Y que nunca pidas perdón ni te arrepientas por enamorarte y no ser correspondido, o por hacerlo de la persona que no sea la adecuada; porque el amor no tiene que causar vergüenza ni sentimientos de culpa. Pero que si quieres a alguien se lo digas siempre, aunque pueda que creas que no le importa o que sepas que esa persona a ti no te quiere; porque con el tiempo verás que sí que es importante decir esas cosas ya que, si no lo haces por temor a un rechazo o a pensar que vas a hacer el idiota, te arrepentirás siempre.

Y que no te preocupes, tampoco, si te das cuenta de que las personas que pensabas que siempre iban a estar a tu lado resulta que te fallan porque vendrán otras y, muy probablemente, serán mejores.

Pedirte que luches por todo aquello que sea importante para ti aunque los demás no lo entiendan. Y que tengas cabeza y corazón a partes iguales para saber optar por la mejor opción, pero que nunca te olvides de ninguno de los dos.

Y que seas siempre feliz; que hagas felices a los que están a tu alrededor. Que el pasado no te duela porque tú no tuviste nada que ver en él. Porque si hay alguien en este mundo que merece la pena de verdad, ése eres tú. Y yo me siento inmensamente afortunada por tenerte con nosotros.

Y, sobre todo, que no te engañes pensando que los 18 son una cifra mágica porque, aunque hoy se supone que llegas a la mayoría de edad, ésta no eso sólo sensación de libertad. Es madurar y, cariño, para eso ninguno sabemos la fecha exacta. Pero un día cualquiera te despertarás y sentirás algo dentro que no habías sentido jamás y, entonces, será que ha llegado ese momento en el que te hayas hecho mayor de verdad.

Así que, mientras eso sucede, te deseo que cumplas muchos más y que, contradictoriamente, no crezcas más, por favor. Y, como me he dejado muchas cosas, te regalo una canción que dice palabras mil veces más bonitas y escritas con mucha más gracia  de la que  yo alcanzaré jamás. Y, de paso, todo lo que no te he sabido decir o explicar.

 Para el recuerdo lo dejo por escrito,
dentro de mí a fuego quedará grabado.

Flacos y Famosos, César Pop

María Eugenia Hernández Grande

Anuncios

3 thoughts on “#171 [Para el recuerdo]

¿Compartimos pensamientos?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s