#169

La dijo que tenía los hombros más hermosos que había visto jamás.

Se acurrucó en ellos y sonrió, por dentro y para sí, al haber encontrado una cálida almohada en la que llorar.

Pero esto último se lo calló. Estaba tan cómodo…


María Eugenia Hernández Grande


Anuncios

¿Compartimos pensamientos?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s