#109

El despegue había sido impecable y no fue hasta que las primeras turbulencias zarandearon mi cuerpo cuando comencé a sentir miedo.

Intenté calmarme; quizá confundía el temor a estrellarme con el firmamento que se abría en horizonte retando mis sentidos.

Tenía una misión y la cumpliría aunque me dejase la vida en ese viaje. Yo llegaría más lejos que los otros. No defraudaría al comandante.

Planeé ligero y traspasé la frontera que me llevaba directo a mi destino. Pero, no sé cómo, de pronto caí en picado sin darme cuenta.

La verdad no me hice daño. Ser un avión de papel tiene sus ventajas, al fin y al cabo.

María Eugenia Hernández Grande

 

Anuncios

12 thoughts on “#109

¿Compartimos pensamientos?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s