#109

El despegue había sido impecable y no fue hasta que las primeras turbulencias zarandearon mi cuerpo cuando comencé a sentir miedo. Intenté calmarme; quizá confundía el temor a estrellarme con el firmamento que se abría en horizonte retando mis sentidos. Tenía una misión y la cumpliría aunque me dejase la vida en ese viaje. Yo…