#106 [Premio Sunshine Award II]

sunshine-blogger-award1Hace unos días mi querida Lidia de “Mis Historias y Otros Devaneos” me concedió el Premio Sunshine Blogger Award. No es la primera vez que Lidia me concede uno de estos premios que corren por la red y, por lo tanto, tampoco es la primera vez que os recomiendo su blog. Supongo que la mayoría de vosotros la conocéis y disfrutáis como yo de los cuentos tan bonitos y sorprendentes que nos regala con asiduidad. Tiene un don único para dejarnos con la boca bien abierta con sus finales y, si todavía no lo habéis hecho, quiero recomendaros su cuento de hoy (Husmeando en la cocina) que es fantástico. Supongo que ella ya sabe que le estoy muy agradecida por este premio, porque se lo he dicho cuando me ha nominado a otros y también se lo comenté al concederme éste, pero como yo soy una persona muy pesada quiero volver a decírselo. Gracias Lidia, no sólo por este reconocimiento, sino por sin conocernos demostrar a través de tus letras que uno nunca sabe dónde va a encontrarse con personas tan mágicas, que no sólo escriben sino que nos animan a los demás a que lo hagamos. El premio, en realidad, es lo de menos pero me siento muy honrada de que creas que yo lo merezco.

No es la primera vez que recibo el Sunshine Award, así que me vais a perdonar – por favor – porque en esta ocasión me voy a saltar un poquito las reglas del mismo. Para el que no lo sepa, hay que contestar a unas preguntas (las mías las tenéis contestadas en este enlace) y nominar a otros blogs. Pero, como os estoy diciendo, al haber ya contestado a las preguntas y nominado a otros blogs la vez anterior, en esta ocasión no lo voy a hacer de nuevo porque las respuestas iban a ser las mismas y en cuanto a las nominaciones cada vez son más los blogs que me siguen y a los que yo sigo también fielmente. Y no me gustaría que nadie se sintiese excluido. Por eso todo aquél que quiera puede considerarse nominado porque os nomino a todos y, como decía, sois muchos como para enlazaros en esta entrada.

Pero a pesar de saltarme las reglas quería recoger el premio, más viniendo de Lidia, para agradecérselo a ella y también daros las gracias a todos los que me leéis. Y en especial a mis favoritos (porque sí, es inevitable tener preferencias) que espero sepáis quiénes sois ya que intento siempre leeros, comentar y compartir pensamientos de vez en cuando con vosotros.

Y como hace unas líneas ya os he avisado de que soy muy pesada, quiero aprovechar esta entrada de las que yo llamo “extra-literarias” para compartir con vosotros un pensamiento que lleva unas horas rondándome.

¿Por qué escribís? Hace exactamente seis entradas que intenté explicar porqué lo hacía yo, no sé si quedó muy claro porque me fui un poco por las ramas y mezclé demasiados sentimientos por el momento personal en el que me encuentro ahora mismo (que me hace estar hipersensible y, a veces, un poco inteligible) pero, en definitiva y más allá de todo lo dicho en esas líneas, yo escribo porque me apasiona escribir desde pequeña. Lo haré mejor o peor, se entenderá bien o mal, me leerán o no, pero lo hago porque es una parte de mí muy importante. Y todo esto se debe a que esta tarde he leído algo que me ha dejado un mal sabor de boca. Alguien, que no voy a decir quién porque eso sería muy feo, ha dicho, más o menos, que escribía porque estaba de moda y se me ha caído algo por dentro, más aún al enterarme que iba a publicar un libro. Porque si una persona escribe sólo por eso ¿dónde queda la escritura? ¿dónde los sentimientos? ¿dónde van a parar las inquietudes humanas?

Me ha dado mucha pena comprobar esta realidad, que si bien en otros ámbitos ya sabía que existía, no pensaba que nadie pudiese hacer algo, que para mí es tan íntimo, por una razón tan vana. Yo sé que es muy posible que nunca me lea nadie más allá de estas líneas pero, con el corazón en la mano, puedo decir que prefiero eso mil veces a que lo que escribo fuese tratado de una manera tan insensible. Tampoco voy a desarrollar más el tema porque entonces no pararía y vosotros tendréis que seguir con vuestras cosas al otro lado de la pantalla y yo con las mías. Quiero dejar claro que no me gusta juzgar a nadie y a nada, eso tenerlo en cuenta por favor. Este inciso no tiene como fin sentenciar ni enjuiciar a nadie, que cada uno es libre de hacer las cosas por la razón que le parezca y cómo crea más conveniente. Yo lo mismo es que soy una idealista y, claro, así me va en general.

Después de todo esto no me queda más que volver a daros las gracias por leer, por estar ahí y por hacerme comprobar día a día que este blog es uno de los proyectos más bonitos que he empezado. Gracias también a quién me haya nominado a los L&P Award en las categorías de mejor bloguera y mejor blog de literatura. Sólo con aparecer en esa lista y que alguien me considere merecedora de ellos ya es por sí mismo un regalo.

Acabad de pasar una bonita y lluviosa tarde de domingo. Os dejo una cancioncita que la música es vida.

¡Un abrazo!

María Eugenia Hernández Grande

1608232137830-standard-female-150-default

Anuncios

10 thoughts on “#106 [Premio Sunshine Award II]

  1. Es cierto que nunca sabes dónde te vas a encontrar con personas tan maravillosas!! Gracias mil veces por tus palabras… que se me empañan lo ojos, jolín!! Si es que soy de emocionarme y más con esas palabras que salen del corazón, así que gracias a ti. Un besazo!!

    Le gusta a 2 personas

¿Compartimos pensamientos?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s