#62

Tenemos algo así como una deuda.

Por todos los daños y perjuicios que causaron esos malditos prejuicios que tenías contra mí.

Y contra ese mundo que te quisiste imaginar que era el mío.

Sin remedio ni escuchar.

Y, perdona, que sea ahora cuando decida cobrarte esas monedas preguntándote por qué.

Por qué todo y por qué nada.

Tanto entre tan poco.

Porque yo no logro entender si las tuyas eran palabras o espadas.

Si portabas excusas o escudos.

Pero hubiese sido tan fácil evitar todo ese daño.

Tan sencillo como abrigarte con un chubasquero si no quieres darte un baño de aguaceros.

Y quizás ése fue nuestro problema.

Y ésa también era la esencia.

Que en el fondo lo que más nos divertía era saltar en nuestros charcos y acabar mojados por el lodo.

Y correr juntos el riesgo de pillar un resfriado.

Así que sí, aún creo que le debes una leve explicación a este pobre corazón que se quedó tan magullado.

Y consternado.

Porque hay cosas que no se dicen por escrito.

Ni se dejan a la suerte de que el contrario entienda la omisión como una acción.

Y te confieso, te creía más valiente como para perderte en las corrientes de un adiós.

Sin dejar siquiera una nota pegada en la nevera.

Y lo admito, no tan cabrón como para, a pesar de ello, abandonar un farol iluminando con la llama a medio gas nuestra escalera.

Pensaba, ahora te lo digo, que eras tan hombre como parecías.

Que podrías juntar frente con frente y decirme un no te quiero, buena suerte, aun tácitamente.

Y sí, tampoco te lo niego, hay cosas que no necesitas escuchar para saberlas.

Pero otras, perdóname cariño, decirlas es algo más que conveniente.

Porque quizás (sólo quizás) no me hubiese costado tantos años reparar mis defensas y trincheras.

Y ahora, aquí de nuevo juntos, lo único que vive es la duda de saber si lo hiciste con buena o mala fe.

Si intuías cómo iba a ser el final.

O si es que acaso no sabías que no puedes mirar directo al sol sin que sufras el peligro de quedar cegado por sus rayos.

O, al menos, deslumbrado.
María Eugenia Hernández Grande

1608232137830-standard-female-150-default

Anuncios

2 thoughts on “#62

¿Compartimos pensamientos?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s