#62

Tenemos algo así como una deuda. Por todos los daños y perjuicios que causaron esos malditos prejuicios que tenías contra mí. Y contra ese mundo que te quisiste imaginar que era el mío. Sin remedio ni escuchar. Y, perdona, que sea ahora cuando decida cobrarte esas monedas preguntándote por qué. Por qué todo y por…