#30

Adiós, cariño mío,

ya es hora de partir.

Recuerda que te quise

cuando llegue el día

en que ya no lo haga más.

Que tengas buena suerte

en tu país de libertad

y acuérdate que nunca

nos volveremos a ver ya.

 

Adiós, tesoro mío,

ten paz si eso es posible.

Deseo que te ocurran

mil dichas en tu hogar.

Mira al frente y alto

y haz mucho el amor.

Y espero que perezcas

en más de una y más de dos

de las batallas de tu guerra.

Para que así al fin

te conviertas

en un hombre mayor.

 

Adiós, mi vida plena,

ya es hora de partir.

Jamás des media vuelta

que entonces me verás

ahogada aquí en mis lágrimas

sin dejar de respirar.

Porque mis tristezas

aprendieron a nadar

el día en que mis ojos

se pusieron a llorar

al verte aquí a mi lado

y no poder atrapar

una alegría tan inmensa

e infinita como tú.

 

María Eugenia Hernández Grande

1608232137830-standard-female-150-default

Anuncios

¿Compartimos pensamientos?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s